• Nro. 59
  • Nro. 58
  • Nro. 57
  • Nro. 56
  • Nro. 55
  • Nro. 54
  • Nro. 53
  • Nro. 52
  • Nro. 51
  • Nro. 50

 

RESPETO IRRESTRICTO A LA CONSTITUCIÓN

Estamos terminando el primer trimestre del año, un 2017 que desde su inicio ha estado marcado de un importante movimiento en todos los ámbitos del quehacer nacional. 

                                                          

Es ahora, y con más fuerza aún, que hacemos un llamado al irrestricto respeto a la Constitución Nacional. Nuestra Carta Magna, sancionada en 1992, es el fruto del avenimiento de la democracia al Paraguay y del diálogo y consenso logrado por quienes fueron electos como representantes del pueblo paraguayo para ello.

Ella establece el marco al que inexorablemente debemos ceñirnos y su cumplimiento, en el ámbito en que nos toque desempeñarnos, es la única garantía de convivencia y supervivencia pacífica para quienes vivimos y trabajamos en Paraguay.

Todos, sin distinción alguna, estamos obligados a respetar y cumplir los mandatos constitucionales no importa seamos ciudadanos comunes o funcionarios servidores públicos contratados electoral o administrativamente.

Únicamente respetando irrestrictamente la Constitución y sus preceptos podremos mirar con optimismo el futuro con la seguridad de que en el camino que transitamos estará seguro y prevalecerá del Estado de Derecho.

 

Dr. Miguel Ángel Aranda

Asesor jurídico de la Cámara de Anunciantes del Paraguay

 

 

 

 

SE DEBE ACABAR CON LA PERVERSIÓN TRIBUTARIA

Desde la CAP, exigimos que se acabe la perversión del Presupuesto General de la Nación, que prioriza gastos rígidos y permite abusos y obscenidades en sobresueldos y otras desviaciones del dinero aportado. 

                                                                       

La Constitución Nacional no nos obliga como ciudadanos a pagar impuestos para que estos se mal gasten o se perviertan. La calidad de un gobierno se refleja en la calidad de sus gastos, por lo que el de turno debe tener muy en cuenta este tema prioritario, que hasta la fecha está fuera de curso.

Si bien con algunas acciones destacables el actual gobierno está logrando resultados interesantes, todavía casi mínimos ante el mismo esquema conceptual que se ha aplicado tradicionalmente al presupuesto desde hace años.

Como ciudadanos, integrantes del Estado Paraguayo, estamos obligados a pagar impuestos, aportes que salen de nuestros esfuerzos, trabajos e inversiones. Pero no lo hacemos solamente para cumplir con la Constitución y las leyes tributarias vigentes, para que el Estado pueda sostenerse y financiarse, sino también para obtener contraprestaciones de servicios en salud, educación, seguridad, infraestructura, justicia, y para tener rendiciones de cuentas de parte de funcionarios públicos contratados electoral y administrativamente para administrar y cuidar celosamente el dinero aportado.

Por esto, administrar mal el dinero de los contribuyentes es una gravísima falta que atenta contra el mismo concepto de Estado y contra la Constitución; ese dinero que se convierte en capital del Estado debe ser gastado con criterio estratégico, con honestidad y, por sobre todo, con efectividad. Un gobierno que gasta bien es un buen gobierno, pero uno que malgasta o permite que se gaste mal, además de ser un mal gobierno, está incumpliendo con su razón de ser constitucional.

Muy conveniente sería que el gobierno de turno nivele la cancha, cobrando impuestos de forma igualitaria y proporcional, y no como hasta ahora: algunos pagamos, otros menos y muchos nada. Además, cada ciudadano, particular o corporativo, a partir de que paga y asume lo que le corresponde, debe controlar la contraprestación de servicios y la rendición de cuentas.

 

¡ANDE (TODAVÍA) NO ANDA!

Ediciones atrás publicamos un Editorial bajo el título “¡Ande no anda!”. Casi un año después, concluimos que la situación permanece vigente, como así también la crítica. Queremos poner énfasis en ello, reafirmar la postura de la Cámara y, por esto, volver a decir: 

El colapso o crisis de la Ande es un tema que venimos reclamando desde hace años a gobiernos de turno que ya pasaron y administraciones del ente público que ya fueron.

Es absolutamente inaceptable que un país que se presenta al mundo como un gran player energético tenga los gravísimos problemas que hoy estamos viviendo por obra y gracia de esta empresa pública, muy eficiente en décadas pasadas.

La Ande no anda y esto no es un chiste o un juego de palabras, la Ande no anda y este es un tema que debe tomarse con toda la seriedad del mundo... ya no es momento de parches, arreglos a medias o “inversiones de urgencias” o de apuros, este es el momento exacto en que hay que definir el presente y futuro de la Ande como empresa de servicios estratégicos para la República del Paraguay. Para que la energía que disponemos como codueños de Itaipú y Yacyretá, sea utilizada para y por la gente - en nuestro país -, para que seamos más productivos, para que seamos más competitivos, para que tengamos - todos - mejor calidad de vida.

Evidentemente el modelo actual ya no sirve  y hay que buscar opciones más inteligentes para aprovechar la energía que “disponemos “ pero que “no utilizamos”, debemos tener una política de estado de aprovechamiento integral de la energía disponible y planificar y gestionar para que esta sea efectiva y positivamente un “activo estratégico “.

No se puede seguir construyendo sin la infraestructura de acompañamiento, no se puede permitir que el ciudadano común o el ciudadano corporativo siga sufriendo y pagando por  la incompetencia, la indiferencia, el desinterés o lo que sea en entes que ofrecen servicios públicos, pagados por el público. Este es el momento exacto en que se debe recurrir a los que saben, a los que entienden del tema - y que no tengan intereses particulares - para hacer un análisis de situación, ver y analizar la realidad y proponer las soluciones que sean necesarias. Este gobierno tiene la gran oportunidad de hacerlo, puede hacerlo, debe hacerlo y será probablemente uno de sus principales legados.

 

EXIGIMOS SE TERMINE EL CIRCO DEL MAL USO Y ABUSO DE LOS RECURSOS DEL PUEBLO CONTRIBUYENTE

en los países que se precian de ser civilizados no cabe duda alguna de que los recursos estatales dirigidos mediante el gasto público deben estar al servicio de los ciudadanos de manera a garantizar sus vidas, libertades y propiedades. esta es la impronta genuina de lo que se denomina la república, resultado de una larga tradición histórica universal que coloca al individuo como principal protagonista de la vida social; siendo, por tanto, el estado y los consecuentes gobiernos representantes de aquellos.  

 

Si bien el estado en las últimas décadas está adquiriendo un papel cada vez incidente en la vida ciudadana, no es menos cierto que los gobiernos conformados por personas que juraron respetar y hacer respetar la constitución y las leyes, tienen la obligación de hacer no solo buen uso de los recursos que fueron creados previamente por las personas y las empresas, sino también utilizarlos en calidad superlativa, de modo que todos los habitantes del país gocen sin privilegios de la igualdad ante la ley.  

observamos y estamos siendo testigos, lamentablemente, de un grave y hasta peligroso alejamiento de los señeros principios que hacen a la creación del estado, puesto que algunos aprovechados lo están convirtiendo en un botín de guerra para beneficio de un grupo de personas que habiendo sido electas ciertamente por el pueblo, finalmente están dejando de representarnos, cayendo de ese modo la actividad política en la falta de credibilidad y representatividad que no hace más que convertirse en el mejor caldo de cultivo para que los demagogos y populistas se adueñen del estado para su propio beneficio y el de los grupos que los apoyan.  

esto se está convirtiendo en un circo en el que solo se benefician algunos en desmedro de la mayoría, alentando un tipo de democracia bullanguera y de los tambores, que dista absolutamente diferente a la constitucional.  

así como vamos, esta no es la democracia constitucional que deseamos. en la democracia constitucional es el ciudadano el que debe ser representando siendo el mandatario de sus ocasionales mandantes, los dirigentes políticos y los funcionarios administrativos, quienes no pueden hacer lo que se les antoja al compás de sus caprichos y en la búsqueda de acceder al poder y mantenerse a toda costa, haciendo uso y abuso del dinero de los que crean riqueza, trabajo, innovan y desean un mejor país para todos.  

cabe recordar, en este sentido, que nuestra constitución nacional en su artículo 101 establece de manera clara e indubitable que “los funcionarios y empleados públicos están al servicio del país” y no al revés, como parece que algunos pretenden interpretar la ley fundamental de manera absurda e interesada. igualmente, el artículo 176 de nuestra carta magna sostiene que “la política económica tendrá como fines, fundamentalmente, la promoción del desarrollo económico, social y cultural”, agregando que “el estado promoverá el desarrollo económico mediante la utilización racional de los recursos disponibles, con el objeto de impulsar un crecimiento ordenado y sostenido de la economía”.  

de ahí que exigimos como ciudadanos emprendedores contribuyentes con el pago obligado de nuestros tributos a que los gobernantes pongan en ejecución el principio constitucional y moral de la contra prestación de los tributos, para hacer posible de ese modo la seguridad jurídica y ciudadana, así como de un mejor ambiente institucional para la radicación de más y mejores inversiones de capital, como única manera de salir de la mentalidad y la perversa práctica que desea mantener el atraso y la ignorancia y de la que en modo alguno estamos dispuestos a acompañar.

 

POPULISMO, NO. TRABAJO, SÍ.

En una coyuntura en donde las discusiones en torno a un posible aumento del salario mínimo constituyen uno de los temas de mayor importancia dentro del tapete económico, nuestra Cámara insiste en dos palabras fundamentales para el bienestar de nuestro país: productividad y formalidad. 

 

La narrativa populista de alza indiscriminada ha minado las fuerzas productivas de otros países con consecuencias nefastas como la inflación, desempleo, aumento de la informalidad, el sub empleo, el desabastecimiento y emigración masiva. Paraguay se ha preservado de tales descalabros socioeconómicos gracias a una estabilidad macroeconómica reconocida a nivel internacional sustentada en la prudencia. Por lo tanto, la situación en la región debe servirnos como claro ejemplo de qué políticas son desatinadas y contraproducentes. El populismo es pan para hoy y hambre para mañana. 

En un país con una productividad tan baja y con más de la mitad de los trabajadores en el sector informal, con salarios muy por debajo del mínimo y sin seguridad social, hablar de vincular automáticamente el aumento del salario mínimo a la inflación no solo es un despropósito sino peligroso. Peligroso debido a que la economía ingresaría en un círculo vicioso que perjudicará, no solo a las empresas, sino a aquella mayoría que vive en condiciones de vulnerabilidad y precariedad. La inflación, que sí le afecta a todos, disparará los índices de pobreza, inseguridad, desempleo, además de que desalentará sobremanera cualquier intención de inversión nacional o extranjera.  

El combate a la pobreza se hace no con medidas paliativas y poco eficaces como el aumento del salario mínimo sino con verdaderos cambios estructurales que a la postre significan soluciones ganar-ganar: ganan los trabajadores, ganan las empresas honestas y por ende, gana el país. Atacar la informalidad es una condición sine qua non y una de las banderas que enarbola esta Cámara. Instamos incansablemente al sector público el combate al flagelo de la evasión y a todos aquellos que operan al margen de la ley. Así mismo, sostenemos que cualquier aumento de salario debe estar ligado inherentemente a la productividad, de lo contrario seguiremos condenando al país a la pobreza y al subdesarrollo desalentando cualquier generación de valor agregado. Impulsar la productividad laboral significa impulsar urgentemente la educación para producir en una economía del conocimiento con base en la meritocracia.

Paraguay no necesita medidas populistas. Paraguay necesita infraestructura y formalidad para generar más empleo y de mejor calidad, solo así se elevará la calidad de vida de la población.  

 

2DA. EDICIÓN DEL GRAN PREMIO RÁNKING DE MARCAS PREFERIDAS 2016

El ranking de marcas es una celebración del libre mercado, de la libertad, del poder de los clientes y constituye el festejo mayor del marketing nacional. Desde la Cámara de Anunciantes del Paraguay felicitamos a todas las marcas ganadoras porque han sabido llegar a los clientes, han aprendido y han ejecutado estrategias cada vez más eficaces en atención a lo que el verdadero juez espera y premia diariamente: el consumidor.

 

Una marca no puede subsistir sin comunicación; un buen producto no se vende solo. El marketing se trata de eso: conocer y respetar a los consumidores y construir puentes, canales de relacionamiento para ganar día a día el verdadero premio: la satisfacción de obtener la fidelidad de aquella persona que apuesta constantemente por nosotros, que nos otorga su confianza, nos abre las puertas de su hogar y nos hace formar parte de su vida. Las marcas paraguayas van comprendiendo esto, van entendiendo que el buen marketing es vital, que no basta con buscar clientes sino que es necesario el relacionamiento, el “bonding”, tener seguidores antes que simples consumidores. Las marcas que perduran y hacen historia tienen fans, el resto solo clientes. 

Esperamos con ansias el próximo ranking y tenemos la absoluta confianza de que las encuestas seguirán revelando gratas sorpresas y que las empresas nacionales, cada vez más competitivas y pujantes, marcarán más hitos y ganarán cada vez más el verdadero premio: la preferencia de la gente. 

 

LAS DOS MITADES DEL PAÍS DEBEMOS TRABAJAR JUNTAS

Un contexto profesional que se nutre de iniciativas con impacto positivo, es la plataforma perfecta para generar nuevos espacios que potencien el valor de la Mujer en el campo laboral paraguayo.

 

 

 CAP 53

Así nace Empresarias CAP, un grupo de mujeres profesionales y ejecutivas que cree importante darse a conocer y potenciar el rol femenino, tanto en el sector privado como en la sociedad entera. Tanto hombres como mujeres somos necesarios para el progreso y bienestar del país, por lo tanto, es clave encontrar la combinación perfecta entre nuestras capacidades iguales y nuestras diferencias complementarias.

El capítulo de Empresarias, dentro de la Cámara de Anunciantes, es una herramienta de empoderamiento con ejes que impulsarán el mentorazgo, el intercambio de experiencias exitosas, la contribución a comunicaciones más positivas de parte de las marcas, y el análisis de legislaciones y programas sociales sustentables. Sus fundamentos son el diálogo y el consenso; al abarcar el gremio empresas de diferentes sectores, deben primar esos fundamentos para lograr la unión y la coordinación.

Empresarias CAP no significa división, sino potenciación. Es una semilla dentro de la Cámara para fortalecer su crecimiento y alcance. Es un combustible para impulsar aún más la asociación en base a iniciativas de impacto positivo.

Las mujeres son la otra mitad de la población, y si ansiamos un Paraguay mejor, esa mitad debe estar activa, debe ser potenciada y también valorada y reconocida. Es necesario poner sobre la mesa varias cuestiones en pos de construir un ambiente laboral más justo en cuanto a género.

Hombres y mujeres profesionales, protagonistas clave de la construcción de un presente y futuro más próspero, juntos y en igualdad de condiciones, podemos caminar con mayor firmeza y constancia hacia el país que anhelamos.

 

Seguridad y progreso construidos por todos y para todos

Iniciativas gubernamentales como Muã es lo que ciertamente necesita el país. 

 

 

 CAP 52

El programa, llevado a cabo por el Ministerio de Justicia con el apoyo de incontables empresarios y de nuestra Cámara, incide directamente en la realidad cotidiana de todos nuestros ciudadanos; la seguridad es una cuestión de no escasa importancia. La reinserción social es primordial a la hora de reducir el flagelo de la delincuencia y solo el trabajo y el estudio permitirán mejorar la situación de aquellas personas que se encuentran en las penitenciarías.

Únicamente el diálogo y la cooperación público-privada serán capaces de construir un Paraguay donde todos tengamos cabida y oportunidades; políticas públicas de calidad y a largo plazo y un empresariado libre, justo y comprometido impulsarán al país al desarrollo.

Instamos al empresariado a contemplar el modelo de Muã y a sumarse a la labor desde sus posibilidades. Esto para beneficio del país, calles más seguras, menor inseguridad y también para descubrir nuevos talentos que potencien las industrias ya existentes o inclusive emprendan otras nuevas. Ejemplos exitosos hay en abundancia y sabemos que es posible encontrar soluciones donde todas las partes ganemos y por ende, logremos un Paraguay mejor.

 

Comprometidos con el país

La Cámara de Anunciantes del Paraguay es un órgano comprometido con el desarrollo del país, en donde los empresarios éticos y responsables estamos a disposición de toda iniciativa estatal a favor del libre mercado, el trabajo y el bienestar de nuestros consumidores, ciudadanos paraguayos.

 

 

 CAP 51

Vemos con optimismo cómo las inversiones privadas foráneas apuestan al país debido al clima favorable que éste manifiesta en comparación con las demás naciones de la región. Más empleos y oportunidades de negocios se están asentando en Paraguay; este panorama debe seguir siendo potenciado desde el empresariado con la formalidad y el interés en el bienestar del país que llevamos impulsando aquí en la Cámara.

Agradecemos a los representantes del sector público que han manifestado voluntad en trabajar con nosotros y les instamos a continuar con el diálogo y compromiso. Consideramos importante además que el Estado acompañe los esfuerzos privados con inversiones en infraestructura y comunicaciones para que el Paraguay acreciente su atractivo y logre acompañar el concierto de naciones serias y desarrolladas.

 

UNA HISTORIA QUE RECIÉN EMPIEZA

Llegar a 50 números publicados es un logro muy importante considerando el corto tiempo de vida que tiene nuestra publicación.

 

 

 CAP 50

 

A lo largo de estos seis años consideramos que la revista se convirtió en la voz del sector empresarial privado nacional. Una voz que canta la justa sin tergiversaciones para un sector que es constantemente atacado y exprimido para suplir las faltas de otros sectores.

La revista CAP nació en primer lugar con la intención de comunicar. Como gremio de anunciantes era nuestro deber y obligación ofrecer un espacio a nuestros socios donde ellos justamente puedan anunciar y también estar informados sobre lo que sucede tanto en el mercado nacional como el internacional.

Si bien los que conformamos la Cámara de Anunciantes somos competencia afuera de la CAP, puertas adentro todos tiramos para el mismo lado, luchando por un mercado justo y equitativo para que todos puedan competir sanamente.

Tras estos 50 números nos queda recordar con orgullo el camino recorrido pero con la frente alta mirando hacia adelante, hacía un futuro muy promisorio para seguir escribiendo juntos una historia que recién empieza.

El beneficio de la reducción del costo financiero no se limita al Gobierno, dado que las ventajas claramente llegan al sector privado: los bancos y las empresas locales, por ejemplo, acceden a fondos internacionales con tasas menos onerosas.

Carlos Jorge Biedermann
Presidente
de la Cámara de Anunciantes del Paraguay
REVISTA CAP Año 6 - Nro. 50
  • MALETIN MACRO ECONOMICO

    VER

  • Info Metro Media Research

    VER

  • REVISTA CAP

    VER

  • WFA

    VER

  • Pacto Ético
    Comercial

    VER

CAMARA DE ANUNCIANTES DEL PARAGUAY © 2014 - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Capitán Brizuela Nº 475 entre Pitiantuta y Ayala Velázquez   I   +595 (021) 230 068